Nosotros

Nuestra Historia

Nuestros inicios

Además, tenían dificultades para encontrar materias primas de calidad; no contaban con suficientes recursos económicos para poder comprarlas en mayores cantidades y así poder ser competitivos. Tampoco poseían la habilidad suficiente para organizarse entre ellos y carecían de información sobre los compradores, las tendencias y los mercados de destino.

 

La idea de crear la empresa Exporsal nace como resultado de la participación de El Salvador en la Feria Socios para el Progreso, en Berlín, Alemania. Fue en septiembre de 1973, cuando a la señora Cecilia Castro, se le pidió representar a varias empresas salvadoreñas en dicha exposición. Allí fue donde ella descubrió que había un mercado atractivo para las artesanías en Europa. En un principio se pensaba que no sería posible cumplir con las expectativas de la señora Castro. Sus familiares y amigos le advirtieron que estaba cometiendo un grave error, algo que ella probaría lo contrario con gran trabajo y dedicación.

 

Entonces, a principios de 1974; Castro viajó a varias aldeas en El Salvador, reuniéndose con varios artesanos locales. Los organizó en grupos para ayudar a aumentar el volumen de producción, y al mismo tiempo, estableció estándares de  calidad y tuvo acceso a materias primas de mejor calidad. Diseñó y creó nuevos productos. Ese mismo año regreso a Berlín a participar en la Feria “Socios para el Progreso”, pero ésta vez en carácter de empresaria. Vender y ganar la confianza de los compradores fue una tarea difícil, pero no imposible.

 

Ocho años después, en 1982 y a sus 53 años, Doña Cecilia fallece. Exporsal logró mantenerse vivo, gracias a que ya se habían establecido fuertes lazos comerciales con clientes en Europa y los Estados Unidos. Después de su partida, su hija Elena María de Alfaro se hizo cargo de Exporsal, pero su inexperiencia y falta de conocimiento en el campo artesanal, casi causaron que ésta quebrara en 1986, forzando a una reestructuración completa. Los empleados fueron entrenados, mientras que los artesanos recibieron ayuda técnica. La manera en que se manejaban sus finanzas cambió y los inventarios se redujeron. Entre 1987 y 1988, la ayuda llego a la compañía cuando varias instituciones ofrecieron a Exporsal préstamos con tasas preferenciales, ayuda técnica y asistencia en mercadeo y participación en ferias comerciales internacionales. No fue sino hasta 1992 que Exporsal finalmente fue capaz de salir adelante.

©2016 - Exporsal - Todos los derechos reservados